Bienvenidas sean, gentes de
La Codosera
y de más allá de este bendito lugar

 

   Las Leyendas son narraciones orales o escritas, con una mayor o menor proporción de elementos imaginativos y que generalmente quiere hacerse pasar por verdaderas o fundadas en la verdad, o ligadas en todo caso a un elemento de la realidad. Se transmiten habitualmente de generación en generación, casi siempre de forma oral, y con frecuencia son transformadas con supresiones, añadidos o modificaciones.

   En La Codosera, como en casi todos los pueblos y ciudades de España, circulan este tipo de leyendas, veamos algunas de ellas:

 

 

LA CASA DEL MIEDO.-

 

 

   Sobre esta casa que se encuentra camino de Portugal, yendo hacia Chandavila, se han tejido una serie de leyendas que relatan sucesos paranormales ocurridos en el interior de la vivienda y en sus inmediaciones.

   La familia que allí vivía, nos comentan sucesos que ocurrían sin ninguna explicación lógica: Cuando la mujer iba a por agua al poner el cántaro en el poyete de la cantarera, se caía y se quebraba, lo mismo sucedía con los platos y otros útiles domésticos que se desplazaban de los lugares en donde se colocaban. Por las noches, aunque las puertas se cerraban con llave, estas se abrían solas, y los enseres de la casa aparecían todos revueltos y descolocados de sus sitios habituales. Nadie podía darle una explicación lógica a estos fenómenos paranormales. Pero el punto máximo de la tensión llegó con el siguiente acontecimiento:

   Un recovero llamado Manuel Estrella, un día que pasaba por el camino que discurre por aquel punto guiando su carro de mulas, al llegar frente a esta casa los animales se plantaron y se negaron a seguir adelante. De nada sirvieron las palabrotas y palos administrados a las bestias, ya que las mulas se negaban a dar un paso adelante. Manuel desesperado hizo venir al amo de la recua, el cual repitió lo propio con los animales, sin conseguir tampoco que estos se movieran de su sitio. Pero hubo un momento en que, cuando más encendido estaba el amo contra las acémilas, recibió dos sonoras bofetadas en pleno rostro, sin saber de donde le habían venido. Fue desde entonces cuando a esta morada, que ahora se encuentra deshabitada, se la denominó "La Casa del Miedo", y tenía aterrorizado a todo el vecindario.

   La incidencia de esos sucesos en el pueblo fue enorme y algunos llegaron a achacar a estos fenómenos la existencia del demonio en este lugar, lo que daría lugar a las apariciones de la Virgen en Chandavila, no volviendo a suceder desde entonces nada anormal.

   Posiblemente la explicación más plausible acerca de estos hechos se debía a que en aquellos años de la posguerra el contrabando estaba en todo su esplendor, y esta zona era lugar de paso de contrabandistas, los cuales actuaban sobre todo en horas nocturnas, necesitaban lugares por donde no pasara nadie, y esta casa era un enclave privilegiado. Había que ahuyentar a los posibles visitantes y para ello se inventaron las historias de los miedos. El miedo se utilizaba también para conseguir que los niños, no se acercaran a estos lugares.

   También se tiene conocimiento sobre este lugar de hechos acaecidos antes de la posguerra.

 

 

 

LA ERMITA DE LA LAPA.-

 

 

   A siete kilómetros del pueblo de La Codosera, se encuentra la sierra de la Lamparona que servía de frontera entre España y Portugal. En el lado portugués, pero muy cerca de la raya, se encuentra la ermita de La Lapa. Es una construcción de escaso valor arquitectónico. Las imágenes que guarda están echas de barro, son pequeñas y sin mérito artístico. Detrás del altar, hay una cueva natural excavada en la roca viva. Hace muchos años, la ermita se encontraba custodiada por un matrimonio que mantenía frecuentes desavenencias y riñas constantes. En una de esas trifulcas el marido mató a la mujer en el interior de la cueva, estampándole la cara contra una roca y, con tal fuerza lo hizo que, desde entonces, se ve con toda claridad como la huella de una cara trazada en la piedra. Causa una profunda sensación a los visitantes ver como si fuera el negativo de la cara esbozada en la dura piedra de la cueva.

Pedro Cordero Alvarado

VOLVER A CURIOSIDADES
 

 
 

                                                                                  diseño y alojamiento - Portal de La Codosera- © Copyright 2008 - Aviso Legal